América Latina Bolivia
Bolivia: La Corriente Marxista Internacional frente al paro de la COB Imprimir Correo electrónico
Escrito por Corriente Marxista Internacional   
Lunes 10 de Mayo de 2010 19:00

Posiblemente, la Central Obrera Boliviana declare un cuarto intermedio para evaluar las propuestas del gobierno. Antes de analizar las mismas queremos aclarar la posición que la Corriente Marxista Internacional hemos estado defendiendo en el transcurso de estos días. Apoyamos de forma militante la movilización obrera y, como la aplastante mayoría de trabajadores, estamos a favor de un diálogo verdadero con el gobierno al cual los trabajadores apoyaron masivamente con el voto. Un diálogo que aborde todos los temas del pliego petitorio de la COB y restituya al movimiento obrero organizado aquel protagonismo que muchas veces ha proclamado gobierno pero que raras veces se ha puesto en práctica. Éste es el gobierno de los trabajadores y campesinos, y tiene que responder a los trabajadores y campesinos, no al FMI.

¿El rechazo al 5%, es injustificado y contrarrevolucionario?

El gobierno de Evo Morales ha sido el que más ha incrementado el salario mínimo nacional en los últimos años. Sin embargo la canasta básica familiar es hoy en día de más de 3500 bolivianos, es decir que una familia necesita 3500 bolivianos mínimamente para asegurar alimentación, vivienda, salud y educación. ¿Cuántos trabajadores ganan este monto? No se pueden manejar cifras sin considerar esta verdad evidente. Que unos cuantos profesores de 1ª categoría puedan llegar a ganar 5000 bolivianos no oculta el hecho que la aplastante mayoría de los trabajadores bolivianos ganan mucho menos de esto, siendo subempleados por ingreso. De la misma manera recordamos que el 54% de los trabajadores de la empresa privada son a destajo, plazo fijo y eventuales, por esto en muchas fabricas no hay sindicato y los empresarios extienden la jornada laboral a 12 horas sin reconocer los aumentos salariales ni los bonos, o vinculando el mismo a la productividad, es decir te aumento el sueldo solo si trabajas más. En esta situación de amedrentamiento al que están sometidos los trabajadores, en ausencia de un Contrato Nacional Colectivo obligatorio que permita a toda una categoría de trabajadores negociar con los empresarios aumentos salariales, en ausencia de una reforma laboral que permita a los trabajadores fortalecer su unidad sindical, frente a todo esto, el reclamo de los trabajadores tiene mucho fundamento. Es una lucha por el socialismo y el vivir bien.

El aumento salarial, ¿acaso no generará inflación que anule los efectos del aumento?

Si eso fuera cierto nunca debería de haber aumento salarial, porque si un aumento salarial genera inflación entonces los aumentos salariales se anularían siempre por el aumento de los precios. El propio Carlos Marx escribió un texto (Salario, precio y ganancia) en que se demuestra la total falta de fundamento de estas argumentaciones. El gobierno está azuzando al “pueblo” en contra de los trabajadores. La Corriente Marxista Internacional condena sin apelación esta actitud impulsada por varios ministros. Si la izquierda se doblega frente a los dictámenes económico del Fondo Monetario Internacional ¿Quién entonces representa a los trabajadores? El 1º de Mayo de 2009 el gobierno decretó un aumento del 12% el más alto desde hace décadas, sin embargo al 31 de diciembre de 2009 la inflación fue del 0,26%. Esto de por sí demuestra que NO hay relación directa y automática entre aumento salarial y aumento de la inflación.

¿El aumento del 5% es lo que puede permitirse la capacidad productiva del país?

La capacidad productiva utilizada en el país es de un promedio del 64%. Esto quiere decir que ya ahora y sin la necesidad de nuevas inversiones se podría aumentar la capacidad productiva del país. Los empresarios no lo hacen para no provocar una caída de precios y de sus ganancias. Esta es la demostración que son el capitalismo y la burguesía los que sabotean la economía y la marcha al socialismo y NO los trabajadores.

¿El aumento salarial posterga las inversiones?

De ninguna manera. La lucha de los trabajadores es política en el sentido que quiere establecer quién tiene que pagar las inversiones. La presión fiscal sobre las empresas representa en el presupuesto del 2009 el 12,3% del Producto Interno Bruto, en cambio, los impuestos que pagan los consumidores/trabajadores corresponden al 14% del Producto Interno Bruto. Los trabajadores están pagando los bonos y las inversiones. De hecho la suma de salarios y remuneraciones representaba el 35% del PIB en 1999 mientras hoy representa sólo el 25%. En cambio la cuota de ganancias empresariales, es decir los beneficios de los capitalistas, representaba el 53% del PIB en 1999 y hoy ha crecido al 55%. ¡QUE PAGUEN LOS EMPRESARIOS Y MULTINACIONALES POR LA INDUSTRIALIZACION DEL PAIS! El ministro Arce afirma que el Estado gasta 1000 millones de dólares por año por tema de salarios. Este monto corresponde a las exportaciones de una sola multinacional, San Cristóbal, la cual paga al Estado un 4% por impuestos y regalías. De 1000 millones de dólares dejan al país 40 millones, mientras el Estado gasta aproximadamente 72 millones de dólares por año por saneamiento del medioambiente, que la explotación privada de los recursos minerales contamina de manera irreversible.

¿Las huelgas fueron responsables de la caída de la UDP?

Quien lo afirma distorsiona la historia con fines mezquinos y políticamente peligrosos. La UDP, como explicamos anteriormente en otros artículos (Bolivia: Huelga general de la COB mete a nudo las contradicciones de la marcha al socialismo), cayó bajo el peso de la deuda exterior y del saboteo de la economía perpetrado por los bancos privados principalmente y las empresas. A pesar de ser el gobierno de los trabajadores, expresión de su lucha en contra de la dictadura, la UDP traicionó a su base. No tuvo la necesaria firmeza en contra del saboteo de la economía y los acreedores internacionales de Bolivia. Buscaba conciliar con el empresariado y el imperialismo; esto hizo perder a las masas la confianza en su gobierno, lo cual abrió las puertas a la derecha. Nos sorprende y extraña que ministros que en la época de la UDP estaban en el Comité Ejecutivo de la COB puedan aceptar que otros ministros afirmen semejantes barbaridades. Los trabajadores llegaron al gobierno de la UDP con los salarios congelados hace años, el periodo de la dictadura que quiso aplastar al movimiento obrero destruyendo la sede histórica de la COB. Los ministros que declaran que la culpa de la hiperinflación fue de los trabajadores o de los trotskistas son enemigos de la historia, antes que ser enemigos del socialismo.

¿La huelga general indefinida es una medida para hacer caer el gobierno?

Aunque hay seudodirigentes de derecha, como Edwin Fernández en Santa Cruz de la Sierra, con este tipo de móviles políticos, ésta no es la voluntad de los trabajadores que acataron y acatarán el paro en los próximos días. Los trabajadores apoyan las nacionalizaciones y la política de redistribución del rédito, lo han demostrado masivamente con el voto hace solo unos meses. No aceptarán movilizarse para derrocar a Evo. Que esto quede claro a cuantos han prematuramente declarado que la clase obrera se “desmarca del proceso de cambio”, a la oposición y cualquiera que intente capitalizar políticamente este conflicto. La COB debe afirmarlo con fuerza distanciándose y condenando abiertamente el oportunismo de dirigentes como Fernández y de la derecha. Los trabajadores exigen de SU gobierno avances en la marcha hacia el socialismo y atención a sus demandas sociales. Exigen que sean los empresarios quienes paguen el desarrollo nacional. Exigen que no se acuse de contrarrevolucionario a quien plantea el punto de vista crítico del movimiento obrero, mientras sería "revolucionario" quien repite como papagayo los preceptos económicos capitalistas e imperialistas del Fondo Monetario Internacional, que impuso el neoliberalismo en Bolivia. 

¿Cuál es la posición de la CMI?

La Corriente Marxista Internacional apoyamos la movilización de los trabajadores y como la mayoría de ellos exhortamos al gobierno a deponer su actitud monetarista, a los dirigentes de la COB a aislar las actitudes sectarias y comenzar un diálogo sincero, un dialogo en que se aborden todos los temas políticos y económicos del conflicto:

  • Aumentos salariales que permitan a los trabajadores igualar su salario a la canasta básica familiar y recuperar la cuota de riqueza del PIB que tenían en 1999. Esto puede obtenerse en dos formas, aumentando el salario de los que están por debajo de la canasta básica familiar y con una política de control de los precios abrogando el 21060. Preguntamos ¿hay alguna ley que proteja a los inquilinos, los que están en alquiler o anticrético? NO. Los trabajadores están al antojo de los propietarios y así en muchos sectores del mercado.
  • Una Ley de Pensiones que garantice una jubilación digna (100% del último salario);
  • Una reforma laboral que abrogue el trabajo precario, establezca la abertura de los libros contables de las empresas públicas y privadas para concretar el control social de los trabajadores, abrogue el cierre patronal y establezca el Contrato Nacional Colectivo obligatorio para fortalecer al sindicato;
  • Un aumento consistente y progresivo de la presión fiscal sobre las empresas y las multinacionales. Reducción de los impuestos al consumo, los que pagan los trabajadores. Esto también es aumento salarial;
  • Completar la nacionalización de nuestros recursos naturales, minería e hidrocarburos, y la reversión de las tierras abrogando el latifundio;
  • Una Ley Marco de Empresas Recuperadas, que asuma el artículo 111 del actual Anteproyecto del Código del Trabajo en que se establece que las empresas en quiebra serán recuperadas, reorganizadas y administradas por los trabajadores, que no deberán reconocer las deudas de anteriores gestiones.

Como hicimos en estos días y frente a su arrogancia reiteramos nuestra condena de los Ministros Llorenti, Torrico, Trujillo y Arce (ex ADN), por su actitud contraria al socialismo y al movimiento obrero.