América Latina Venezuela
Venezuela: Balance de la lucha y tareas de los trabajadores de Mitsubishi Imprimir Correo electrónico
Escrito por El Militante   
Lunes 11 de Mayo de 2009 19:00

mmc_inspeccion.jpgSólo extendiendo y unificando la organización con un programa revolucionario  los trabajadores  vencerán.

Para encarar con éxito las luchas del futuro los trabajadores de Mitsubishi deben organizar a la clase trabajadora del Estado de Anzoátegui, del sector automotriz y de toda Venezuela en una organización sindical con una dirección revolucionaria que unifique en las luchas por nuestros derechos y el socialismo.

Crisis internacional del sector automotriz y efectos en Venezuela.


Fruto de la crisis internacional del capitalismo, el sector automotriz esta inmerso en una profunda crisis  que está suponiendo en todo el mundo ataques a las condiciones de vida de los trabajadores del sector, con cierres de fábricas y recortes de sus derechos. Esta crisis ya se está trasladando a Venezuela tras años donde los patronos de las ensambladoras y autopartistas han logrado enormes beneficios a costa de la salud y los derechos de los trabajadores. Así que de tiempo atrás se vienen preparando para hacer pagar esa crisis sobre la espalda de nosotros. En Venezuela llevan años de ataques , que se están recrudeciendo este año 2009. El mayor obstáculo para que sus planes se lleven a cabo es la organización sindical de los trabajadores y del pueblo revolucionario.  Por ello intentar quebrar la organización y la voluntad de lucha de los trabajadores. Un ejemplo claro ha sido el conflicto afrontado por los trabajadores de MITSUBISHI desde el 29 de enero donde los cuerpos policiales del estado Anzoátegui  reprimieron brutalmente asesinando a los camaradas Pedro Suarez y José Marcano.  La actuación de la patronal buscaba dos objetivos: el primero quebrantar la lucha y destruir la organización sindical y segundo, empujar a los trabajadores a montar una guarimba contra el gobierno a pocos días del referéndum  constitucional para convertir la lucha de los trabajadores de Mitsubishi en un instrumento político de la derecha y de la burguesía.  Lo mismo se puede aplicar  los camaradas de Toyota en Cumaná  con el asesinato de Argenis Vázquez.  

En Mitsubishi, la ofensiva patronal fue completamente derrotada por la voluntad de hierro de  los trabajadores aliados con las comunidades. No consiguieron ninguno de sus objetivos, muy al contrario hicieron de una lucha que estaba restringida al estado Anzoátegui a una lucha de repercusión nacional e internacional. La repercusión fue tan grande que el Presidente Chávez tuvo que referirse varias veces a la lucha que los trabajadores estaban llevando. 

Para la patronal y la derecha la lucha de Mitsubishi es un peligro mortal ya que es un ejemplo para el resto del movimiento de los trabajadores y revolucionario en general. En primer lugar un ejemplo de sindicalismo de nuevo tipo, de lucha, revolucionario y democrático que está en el lado opuesto del sindicalismo reformista que caracteriza a buena parte de la dirigencia sindical del país. Y  por otro lado la ocupación y toma de la empresa como método de lucha para establecer el control obrero de la producción como único medio para combatir el sabotaje económico a la revolución y construir el autentico socialismo para dar una vida digna a las  familias trabajadoras. Estos dos factores en una situación en donde en todo el país hay un auge de las luchas obreras y donde el sabotaje patronal contrarrevolucionario se acentúa con la crisis económica, el modelo de lucha del SINGETRAM (Sindicato Nueva Generación de los Trabajadores de Mitsubishi) es una referente nacional que tenía que ser aplastado.

Y no tan solo es una amenaza para los empresario. También para los sectores reformistas dentro del movimiento revolucionario y del PSUV que quieren llegar a un acuerdo con la derecha, y mantener la revolución dentro de los límites del capitalismo, reeditando los pactos de Punto fijo. Son esos sectores que plantean que la clase trabajadora y el pueblo no tienen conciencia y no son capaces de gobernar el país. Esos sectores tuvieron una implicación directa en los ataques a los trabajadores de Mitsubishi y presionaron desde el principio para terminar con la lucha y la toma de la empresa. Fueron los que lanzaron la matriz de opinión de que los trabajadores de Mitsubishi, Macusa y Vivex somos unos radicales, simplemente por defender de un modo consecuente nuestras justas reivindicaciones. Todo con el fin de aislarnos del pueblo y del resto de la clase obrera. También fallaron en este objetivo y tuvieron que dar marchas atrás, pues desde un principio los trabajadores nos hemos alineado con la revolución y no vamos a permitir que ningún burócrata nos separe de la base revolucionario en las comunidades y en el PSUV que apoya al presidente Chávez, con el fin de criminalizarnos y aislar nuestra lucha. 

La lucha de los trabajadores de Mitsubishi pasa de lo reivindicativo a lo político y se convierte en una referencia nacional en la lucha por el socialismo.

La  lucha encabezada por SINGETRAM  empezó  superar su carácter de lucha  reivindicativa: los trabajadores de Mitsubishi se  convertieron en un referente de lucha nacional y estatal. Por ello los ataques se recrudecieron por parte de la policía, los medios de comunicación, la patronal, y la burocracia dentro del aparato del estado para intentar quebrar la voluntad de los trabajadores.  En esa situación  los trabajadores tenían demasiados frentes de lucha, y al mismo tiempo después de más de 50 días de toma, se empezaba a notar cansancio normal entre algunos trabajadores de la planta.

Por todo ello fue plenamente correcto la estrategia de SINGETRAN de  intentar conseguir las máximas de las reivindicaciones posibles y dar un paso atrás entregando la  fabrica para permitir reagrupar a los trabajadores   de nuevo en el puesto de trabajo y organizar más y mejor entre el resto de los trabajadores del Estado Anzoátegui, del sector automotriz y de toda Venezuela; todo con el propósito de preparar a la clase trabajadora de Mitsubishi  para las próximas luchas que se pueden dar en semanas o meses ante las nuevas acometidas de los capitalistas. La lucha de clases entre trabajadores y patronos tiene muchas similitudes con la guerra entre naciones. Los trabajadores de Mitsubishi son un ejército que ha topado con otro ejército más numeroso y fuerte, y que da un paso atrás momentáneamente para fortalecerse con nuevas tropas,  y dar la batalla cuando a los trabajadores les intereses y puedan  conseguir sus demandas.

La lucha arranca importantes p1160156.jpgreivindicaciones a los patrones.

En esta batalla se ha  arrancado al patrón  demandas históricas muy importantes, que son un avance y referente en todo el sector automotriz como son: 

    * Pago del tiempo de viaje desde julio 2007 (Cláusula N° 16. Transporte); Pago de los domingos trabajados desde el año 1990 y descanso programados; Pagos de los tres 3 días de fiesta nacional de la madre candelaria de san José, 10, 11 y 12julio 2007 (Cláusula N° 09 pago por trabajo en el día de descanso semanal lega y feriados), se acordó PENSIONAR a los hijos de los compañeros asesinado Javier Márcano y Pedro Suárez hasta que cumplan la edad de 21 años, reconociendo también los gastos, chequeos, terapias y pagos de salario e indemnizaciones relacionadas a la herida de bala ocasionada al trabajador Alexander Garcías.
    * MITSUBISHI. se comprometió NO contratar mas empresas TERCERIZADAS para cubrir puestos de trabajo establecidos en la convención colectiva Vs descripción de cargo preaprobados entre las partes, de esta manera se comienza a cumplir estrictamente con Ley Orgánica del Trabajo: Capitulo II, Constitucion.R.B.V: Artículos 91, 93.  Los trabajadores tercerizados en el caso de la empresa de servicio INDUSERVI, C.A. serán recontratados por el lapso de un (1) año.
    * Los Problemas de Salud y Seguridad Laboral que determine la Inspección Técnica según LA LOPCYMAT desarrollada por INPSASEL, MINPPTRASS, DELEGADOS DE PREVENCION, DIRECTIVO SINDICAL Y REPRESENTANTE DE LA EMPRESA, Más los ordenamientos emitidos incumplidos; y todas aquellas condiciones irregulares detectadas serán manejadas en la mesa técnica par la búsqueda de la solución, lo cual estará sujeta la producción.
    * Puntos pendientes:

      Cláusula N° 88. Jornada de Trabajo: Desconocimiento del Pago del día de descanso contractual desde hace más de 10 años; Cláusula N° 12. Vacaciones: Desconocimiento Pago de los días de descanso semanal no trabajado (Sábado) y día feriado (Domingo) esta se someterá a la consultaría jurídica del MINPPTRASS, Cláusula N° 44. Rifa de vehículo y electrodomésticos año 2008, Cláusula N° 20 venta de vehiculo y repuesto y otras que serán discutidas en la mesa técnica establecidas por el MINPPTRASS. 

Balance  y tareas para los trabajadores de Mitsubishi.  Es necesario organizarse políticamente.

Los trabajadores deben sentirse fortalecidos con esta lucha y los logros obtenidos por haber conquistado el respeto a sus  derechos convencionales y legales, los cuales no se negocian y a pesar de las presiones políticas fueron sometidos para finalizar el conflicto. Los trabajadores cedieron  por el desgaste, situación que nos debe enseñar, para tener claridad política de hacia donde la clase trabajadora debe girar: hacia la total independencia en su lucha junto una orientación a ganarnos la simpatía y el apoyo de las bases revolucionarias que apoyan al Presidente. Esto es fundamental para asumir la vanguardia revolucionaria que necesita el proceso y poder derrotar el reformismo, el  burocratismo y corrupción que  amenazan la revolución y son  el obstáculo tanto dentro del estado como del movimiento sindical que impide a la clase trabajadora jugar su papel histórico: que el control obrero de las empresas del pais.

Lo que demostraron estas semanas de toma  es que en las luchas de los trabajadores en Venezuela ha llegado a tal nivel que para avanzar en las  reivindicaciones no basta con la lucha de una sola empresa aislada, aunque cuente con el apoyo de los Consejos comunales y resto de trabajadores de la zona. Muestra que los trabajadores tenemos que tener una organización más elevada y tenemos que agruparnos por empresa, estado, y ramas de la producción para defender reivindicaciones comunes frente a la patronal y contra el aparato estatal que actúa unificadamente contra los trabajadores.

Sepelio de obreros de Mitsubishi asesinadosAsí las conclusiones de esta lucha son: hay  fortalecer SINGETRAN , organizar mejor a los trabajadores de Anzoátegui, reimpulsado la UNT y el Frente de trabajadores del PSUV. Segundo hay que  impulsar la UNTSCA para que la próxima lucha la demos conjunta y coordinada todo el sector automotriz, y no suceda como se vio ahora que por un lado estában  los trabajadores de Mitsubishi y de Toyota. Coordinados todos los trabajadores del sector automotriz y golpeando juntos podrán  defender los puestos de trabajo y todas nuestras reivindicaciones. La patronal y la derecha tienen preparados nuevos ataques. Ello forman parte de la ofensiva general contra la revolución para destruir los logros de la mismo y terminar con la organización de los trabajadores y el pueblo.

 También es más necesaria que nunca organizar politícamente a los trabajadores, a la vanguardia de los trabajadores de Anzoátegui  entorno a las ideas del marxismo  que defiende la Corriente Marxista Revolucionaria (CMR, sección venezolana de la Corriente Marxista Internacional) y cuya orientación política y formación  ha sido clave para la resolución exitosa del conflicto de Mitsubishi. Hay que formar los cuadros marxistas  en las fabricas y comunidades  que sean capaces de inpulsar la lucha revolucionaria que demanda la clase obrera venezolana  para completar la revolucion socialista en Venezuela, tanto en el seno del movimiento de los trabajadores, las comunidades y dentro del PSUV.

Los trabajadores de Mitsubishi se tienen  que preparar nuestra ofensiva sobre la base de una mayor organización, que permita a la clase obrera ponerse al frente de la revolución y marcar el camino del autentico socialismo: esto es que todas las fabricas estén en manos de los obreros junto a las comunidades y las tierras en manos de los campesinos con el fin de organizar una economia planificada democraticamente que termine la anarquia capitalista y permitar desarrollar Venezuela satisfaciendo ampliamente las necesidades del pueblo y los trabajadores..