Internacional Asia
Pakistán: 3 millones de personas reciben a Benazir Bhutto. El legado de 1968-69 continúa Imprimir Correo electrónico
Escrito por Adam Pal   
Miércoles 24 de Octubre de 2007 19:00
Las masas salieron a la calle para recibir a la dirigente de su partido, el partido de los millones de oprimidos, pisoteados, amenazados, explotados, y de las masas trabajadoras de Pakistán. El jueves 18 de octubre un mar de personas salió con las banderas tricolores del Partido del Pueblo Pakistaní, el PPP. Por todas partes había gente, alegre, emocionada y vibrante, cantaban y bailaban, coreaban consignas y se felicitaban por la recuperación de su partido, el partido que se formó durante el movimiento revolucionario de 1968-69, y que desde entonces, en sus cuarenta años de historia, ha tenido alzas y bajas.

Los observadores y analistas comparaban la recepción del 18 de octubre con la que tuvo Benazir Bhutto el 9 de abril de 1986, cuando llegó a Lahore tras su exilio durante el régimen brutal de Zia y que congregó a un millón de personas.

Nadie esperaba que se rompiera el récord conseguido en 1986, excepto los marxistas, que una y otra vez pronosticamos que cuando regresara Benazir, la gente saldría en una cantidad nunca vista antes. Gente todas las regiones, todas las nacionalidades, religiones, sectas y étnias estaban allí para desahogarse de sus sufrimientos y dolor.

En Karachi, la atmósfera durante todo el día era electrizante. Caravanas con cientos de ómnibus llegaban a Karachi de todo el país, después de viajar miles de kilómetros, con cientos de miles de personas de Karachi que esperaban en las calles.

Sin embargo, este acontecimiento fue ensombrecido cuando dos terroristas suicidas hicieron estallar sus bombas cerca del camión que llevaba a la dirección del PPP. Murieron cerca de 150 personas, incluidos los guardias de seguridad de Benazir Bhutto, que eran trabajadores de la Federación de Estudiantes del Pueblo, PSF. En la explosión más de 600 personas resultaron heridas.

Las explosiones cambiaron la emocionante atmósfera por el miedo y el terror. El resto del programa se suspendió, Bhutto se fue a casa y la gente regresó a sus hogares.

Los marxistas del PPP

Los marxistas de Pakistán que trabajan en el PPP también estuvimos presentes en esta ocasión. Distribuimos cerca de 50.000 volantes en el desfile con consignas socialistas y defendiendo un programa socialista.

El compañero Manzoor Ahmed, parlamentario del PPP por Kasur y miembro de la coordinación del PPP en Lahore, llevaba una caravana con miles de personas que tardaron más de 24 horas en llegar a Karachi.

El compañero Ralf Lund de Jampur, estaba a cargo de varios ómnibus repletos de trabajadores y campesinos de Karachi, mientras que los compañeros de Quetta, Kalat, Rahim Yar Jan, Sadiqabad, Multan, Yang, Rawalpindi, Paktunjwa y Cachemira llevaron a muchos trabajadores del PPP hasta Karachi.

Compañeros de otros distritos de Sindh, condujeron a miles de trabajadores desde sus respectivas zonas de Hyderabad, Dadu, Kharipur, Nathan Shah, Thattha, Ghotki, Sukkur y otras zonas hasta Karachi. Las mayores caravanas procedían de Mirpur Jas en Sindh, donde muchos compañeros estaban a cargo de varios ómnibus.

Los compañeros de Karachi no sólo alojaron a miles de trabajadores del PPP, también organizaron mítines, distribuyeron volantes e hicieron los preparativos para organizar varios campamentos a lo largo de los 40 kilómetros que recorrería la caravana que transportaba a Benazir Bhutto.

Los camaradas del Buró Obrero del Pueblo de Karachi (sector sindical del PPP) prepararon un campamento frente al aeropuerto, decorado con pancartas y consignas socialistas. También organizaron el campamento del Buró Obrero del Pueblo de Sindh, donde terminaba el desfile y donde se iba a celebrar un gran mitin de masas.

Todo el recorrido estaba lleno de gente, miles ya estaban frente al estrado donde Benazir debía pronunciar su discurso. Allí había pancartas con letras grandes en las que se podía leer: "Socialismo o muerte" y otra decía "Bhuttoismo socialismo".

El aeropuerto de Karachi está en el distrito Malir, que también es el lugar donde se encuentran la industria siderúrgica de Pakistán, donde los compañeros han dirigido una lucha histórica contra la privatización.

El compañero Riaz Lund, presidente de distrito del Buró Obrero del Pueblo, estuvo a cargo de la organización de la recepción en su distrito. Semanas antes organizaron grandes mítines con consignas contra la privatización y el cierre, mientras que todas las paredes se llenaban de consignas socialistas pintadas en rojo. También los trabajadores de la siderúrgica organizaron un campamento cerca del aeropuerto.

Los compañeros no sólo distribuyeron miles de volantes entre los participantes, también discutieron con ellos las consignas incluidas en ellos que obtuvo una respuesta tremenda, la gente pedía más copias para distribuirlos en sus zonas cuando regresaran.

¡No al imperialismo!

Los compañeros habían preparado grandes banderas de EEUU para quemarlas frente a los medios de comunicación internacionales y locales. Los trabajadores del PPP respondieron abrumadoramente ante este gesto de denuncia del imperialismo y gritaban las consignas: "America ka jo yar hai! ¡Ghaddar hai! ¡Ghaddar hai!" (Aquél que sea amigo de EEUU es un traidor). Se quemaron algunas banderas cerca del aeropuerto frente al camino que llevaba a Bhutto y a la dirección del PPP, otras eran quemadas por compañeros cerca de Mazar-e-Qaid, donde estaba preparado el escenario para el mitin.

La intervención de los medios de comunicación

Todos los canales de noticias locales durante dos días hicieron un maratón de retrasmisiones para mostrar en directo la recepción, que además congregó a miles de personas durante todo el día frente a los televisores. Durante la retransmisión, aparecían los discursos de Z. A. Bhutto, con comentarios de otras personas. El compañero Lal Jan también hizo sus comentarios en dos canales muy vistos, Geo y Aaj, que se repitieron varias veces durante el día. En sus comentarios decía que Bhutto debería seguir el camino escrito en el documento fundacional del partido, que debería aplicar lo que su padre escribió mientras estaba en prisión antes de ser ahorcado.

La quema de banderas norteamericanas también apareció en varios cabales y también se discutió sobre el papel potencialmente grande de las distintas corrientes del PPP.

El atentado

Cuando la caravana llegó a Karsaz, a unos cuantos kilómetros del aeropuerto, dos terroristas suicidas atacaron el camión en el que viajaba la dirección del PPP, y que se había detenido ante los vítores de la multitud. La carretera estaba abarrotada, una multitud que se extendía 8 kilómetros por detrás del camión. El camión tardó tres horas y media en recorrer una distancia que normalmente cuesta tres minutos.

Las bombas asesinaron a más de cien personas e hirieron a muchas más. Después de la explosión el pánico se extendió. Todos los dirigentes fueron evacuados inmediatamente y llevados a lugares seguros. Bhutto fue llevada a su casa, Bilawal House, en Clifton.

Los compañeros que estaban cerca del camión lo primero que hicieron fue comprobar que no estaban heridos y después se dirigieron al lugar de la explosión. Cuando llegaron en todas partes había pánico y era un desastre. Cadáveres en la carretera, heridos gritando de dolor. Nadie estaba allí para ayudar a los heridos y remover los cuerpos. No llegó ninguna dirección de ninguna parte y algunos trabajadores gritaban, nadie sabía qué hacer.

En ese momento los compañeros discutieron con la gente y explicaron que no era el momento de gritar, que se debía hacer algo. Reunieron a algunas personas y comenzaron inmediatamente las actividades de rescate. El compañero Harish, que también es médico, ayudó a los heridos. Después de algún tiempo comenzaron a llegar ambulancias y los compañeros no sólo ayudaron a transportar los cadáveres y los heridos, también empezaron a dirigir una situación caracterizada por el pánico y el miedo. Durante todo el tiempo no apareció ningún funcionario del gobierno, casi todos los policías que estaban cerca del autobús habían muerto o huido.

Al mismo tiempo que hacían esta actividad, los compañeros también pudieron congregar a cientos de personas y les convencieron de que en esta situación de emergencia había que organizarse. Les dijeron que era un ataque contra los trabajadores y campesinos de Pakistán, que los muertos eran sus hermanos y hermanas. Los compañeros consiguieron organizar a estar personas y motivarles en la lucha por la emancipación de los grilletes del capitalismo.

Cuando llegó el personal militar al lugar, intentaron dispersar a la gente pero el grupo organizado por nuestros compañeros comenzó a corear consignas contra la dictadura militar y a favor del socialismo. Los trabajadores del PPP gritaban la consigna: "¡Zinda hai Bhutto! ¡Zinda hai!" (Bhutto vive) y "Har ghar se Bhutto Nikle ga! ¡Tum kitne Bhutto maro ge!" (¿A cuantos Bhutto asesinaréis? ¡De cada casa saldrá una Bhutto!). Durante todo el día se gritaron consignas populares.

Los compañeros de Mzar-e-Quaid también explicaron las causas y las repercusiones de este trágico incidente y los ayudaron a dispersarse de una manera organizada.
A la mañana siguiente, los compañeros participaron en los funerales de los activistas asesinados. La mayoría procedían de Lyari, una zona muy pobre. Algunos amigos cercados del distrito Malir también fueron víctimas de esta tragedia, los compañeros no sólo participaron activamente en todos los funerales, sino que también intentaron consolar a sus familias.

El compañero Manzoor Ahmed visitó a las familias de los asesinados y les expresó sus condolencias en nombre de los trabajadores del PPP y del PTUDC.

¿Y ahora qué?

El PPP ha anunciado tres días de luto por este trágico incidente, al mismo tiempo canceló los mítines de masas que estaban planeados en el Punjab y en otras zonas. Bhutto y otros dirigentes del partido culpan de esta tragedia a las distintas agencias de inteligencia y dicen que ya habían advertido de la posibilidad de estos incidentes.

Sin embargo, las masas han demostrado su fuerza. Una vez más han mostrado que cuando salen a las calles ellas pueden conseguir el cambio. Los tres millones de personas que participaron en la manifestación dieron energías a los millones que miraban por la televisión. Toda la actividad del país se paralizó. Las concurridas carreteras de Lahore, Islamabad y todas las ciudades del país, estuvieron desiertas el jueves. Esta situación ha provocado temblores a la élite dominante, esos líderes el jueves tenían caras hoscas y utilizaban un tono deprimido al hablar.

Obviamente, la tragedia que siguió a la entusiasta recepción ha provocado un daño al movimiento. Sin embargo, los trabajadores del PPP de Karachi y en otras partes, están enfurecidos por este atentado por parte de elementos contrarios al pueblo. Quieren vengarse, no de los títeres del estado, sino del propio Estado.

Los compañeros del PPP están haciendo todo lo que pueden para encauzar esta furia y rabia de los trabajadores hacia la abolición de este sistema mediante una revolución socialista.

TEXTO DEL VOLANTE DISTRIBUIDO POR LOS MARXISTA PAQUISTANÍES DEL PPP

Ahora todos tendrán pan, ropa y vivienda (Roti, Kapra aur Makan. Lema del PPP)

"El golpe militar demuestra que la lucha de clases no se puede resolver a través del compromiso. Tendrá que ser el resultado de la victoria de una u otra clase.
(Zufilgar Alí Bhutto. If I am Assassinated. p. 55)

Hoy en Pakistán los sufrimientos son desgarradores.

Las heridas son insoportables.

El desempleo asesina los sueños de nuestras madres.

La pobreza y la suba de precios se llevan la vida de nuestros hijos.

Las empresas de salud asesinan a nuestros ancianos.

El mercantilismo de la educación es inaccesible para nuestras generaciones.

El agua provoca muerte.

Los apagones eléctricos hacen nuestra vida miserable.

La suciedad y la basura llenan nuestras calles.

Los atascos de tráfico convierten el viajar en algo agobiante.

La suba de precios provoca hambre.

La privatización nos arrebata el pan y la manteca.

El sistema laboral masacra el trabajo humano.

La barbarie de los mulás crea ríos de sangre joven.

El imperialismo norteamericano impone la guerra y el salvajismo.

El feudalismo destruye la tierra y a los campesinos.

La explotación capitalista aniquila la vida.

Nuestros niveles de vida son los peores del planeta.


REIVINDICACIONES Y PROGRAMA

Fin de la privatización, del sistema laboral, de los cierres de empreaas, de los despidos y demás políticas imperialistas y capitalistas del FMI y el Banco Mundial.

Por la expropiación de las instituciones imperialistas y capitalistas, las industrias y la riqueza, para ponerlo bajo el control democrático de los trabajadores. Todos los recursos deben ser propiedad común.

Fin del feudalismo, del fanatismo religioso y ruptura de los grilletes del imperialismo norteamericano.

Gratuidad de la Educación, la salud, la electricidad, el transporte, la vivienda y otras necesidades básicas de las masas.

Fin a la prohibición de formar sindicatos de trabajadores y estudiantes, libertad absoluta para los trabajadores y estudiantes para formar sindicatos en sus lugares de estudio y de trabajo.

Salario mínimo de 15.000 rupias, indexado con la inflación, y subsidio inmediato de desempleo.

Derrocamiento del sistema capitalista a través de la revolución socialista, aplicando el manifiesto fundacional del PPP para establecer una sociedad justa, política y económicamente.

Partido del Pueblo de Pakistán y Campaña por la Defensa de los Sindicatos Pakistaníes (PTUDC).