Internacional Estados Unidos
La situación laboral en los Estados Unidos Imprimir Correo electrónico
Escrito por John Peterson (Liga Obrera Internacional-EEUU)   
Domingo 16 de Noviembre de 2003 19:00
“Están enviando $87 mil millones a la segunda nación más rica en petróleo del mundo pero no pueden costear el alimentar a los suyos acá en EEUU.” - Dan Larkin, Desempleado.
“Están enviando $87 mil millones a la segunda nación más rica en petróleo del mundo pero no pueden costear el alimentar a los suyos acá en EEUU.” - Dan Larkin, Desempleado.


La crisis de desempleo y pobreza en EEUU continúa empeorando. A pesar de un aumento nominal en los puestos de trabajo visto recientemente, lo que no se divulga es el tipo de trabajos que se están creando. En octubre se han seguido perdiendo trabajos en Manufactura, espina dorsal de cualquier economía, por 37mo. mes en fila. Para la gran mayoría de norteamericanos, los días de trabajos de alta calidad con salarios decentes, seguridad y beneficios completos de salud y retiro son cosa del pasado. El efecto que esto está teniendo en términos de desempleo, pérdida de viviendas e incluso hambre dentro de los mismos EEUU es una acusación devastadora a un sistema que antepone ganancias a las necesidades y sufrimiento humanos.

Así que aunque la cifra de desempleo bajó del 6,1 al 6,0 por ciento, la situación real está siendo encubierta por el método “revisado” del gobierno de compilar las cifras. Según el informe “Entendiendo la gravedad de la actual recesión en el mercado de trabajo” realizado por Lee Price y Yulia Fungard, un número de factores deben ser considerados para entender la severidad de la actual recesión en el mercado laboral:

1. La enorme cantidad de tiempo durante el cual no se ha podido recuperar el empleo – antes de la recesión actual, los trabajos nunca habían caído por un período de dos años y medio desde que se empezaron a tomar en cuenta las cifrtas mensuales de puestos de trabajo en 1939. Hasta Octubre de 2003, los trabajos de nómina habían caído en 2,4 millones por debajo del nivel de Marzo de 2001.

2. El crecimiento en la población en edad laboral desde la recesión empezó en Marzo de 2001 – Aún cuando disminuían los puestos de trabajo en un 1,8 por ciento, la población en edad laboral (es decir, el número de personas en edad para trabajar) crecía un 3,4 por ciento. Si el número de trabajos hubiese aumentado proporcionalmente con el crecimiento de la población en edad laboral en ese mismo período, se habrían ocupado 6,9 millones de trabajos de nómina adicionales en Octubre de 2003.

3. El efecto del mercado de trabajo “faltante” en el índice de desempleo - la pérdida inusualmente prolongada de trabajos ha hecho que un número sin precedente de personas se abstengan de buscar activamente trabajo y por lo tanto sea excluido de la medida del desempleo. Si la fuerza laboral hubiese crecida más en la línea de la población - como ha ocurrido en otras contracciones de la oferta de trabajo - otras 2,3 millones de personas se habrían integrado a la fuerza laboral en Octubre de 2003.

4. Esta mano de obra “faltante” es significativa porque el índice de desempleo habría sido del 7,4 por ciento si los 2,3 millones de trabajadores “faltantes” hubiesen sido considerados como desempleados. Una cifra de desempleo de 7,4 por ciento proporciona una mejor medida de lo que ocurre en el mercado de trabajo que la tasa de desempleo anunciada de un 6,0 por ciento. La diferencia de 1,4 puntos porcentuales refleja a las personas sacadas hacia las márgenes laterales del mercado de trabajo y de quienes puede esperarse que busquen trabajo una vez que las perspectivas de empleo mejoren otra vez. Por lo tanto, no se debe esperar que el índice de desempleo oficial baje mucho cuando el panorama de empleo comienza de verdad a mejorar.

5. La pérdida de sueldos y entradas salariales - Aunque los salarios por hora han crecido desde el comienzo de la recesión, esos aumentos han sido más que desmontados por la disminución en el número de puestos de trabajo y la cantidad de horas pagadas por trabajo.

6. Esta recesión ha tenido la duración más larga en pérdidas de trabajo - 28 meses.

7. En esta recesión es la primera vez que no hay una recuperación completa de puestos de trabajo 31 meses después de que comenzó la recesión.

8. Esta recesión es la peor en términos de la subida del índice de desempleo (después del ajuste por la mano de obra “faltante”) 31 meses después de que la recesión comenzó - subió 3,2 puntos porcentuales.

9. La actual recesión también ha sido la más severa en relación a la pérdida de renta agregada del salario verdadero y del sueldo 30 meses después de que comenzó la recesión - disminuyó 1,2 por ciento.

Según los autores de este estudio, debido al extendido período de pérdida de trabajos, la actual depresión del mercado laboral es la más severa que se haya registrado en varias mediciones importantes. ¡Y esto es lo mejor que este sistema tiene para ofrecer!

En el año 2002, 1,7 millones de norteamericanos cayeron por debajo de la línea de pobreza, subiendo el total a 34,6 millones. Ése es un asombroso 12,5 % de la población. Más de 13 millones de ellos son niños. De hecho, los EEUU tienen el peor índice de pobreza infantil, la peor esperanza de vida de los países industrializados de todo el mundo y la condición de sus pobres está empeorando. 31 millones de norteamericanos fueron considerados “alimenticiamente inseguros” (literalmente no sabían de dónde vendría su próxima comida). De ésos, más de nueve millones el Ministerio de Agricultura de los EEUU los definió en la categoría de quienes realmente pasan hambre, definido por dicho Ministerio como una “sensación incómoda o dolorosa causada por la carencia de alimento debido a la falta de recursos para obtenerlos.”

En 25 ciudades importantes la necesidad de alimento de emergencia subió un promedio de 19 por ciento el año pasado. El número de norteamericanos que viven de cupones de comida ha aumentado de 17 a 22 millones desde que Bush asumió la presidencia. Ahora hay más norteamericanos viviendo en la pobreza que los que había en 1965 - ¿qué le sucedió al “progreso” y a que las cosas mejorarían de generación en generación? ¿Cuál es solución de Bush? ¡Caridades “basadas en la fe”!

Y los Demócratas no son mejores. No olvidemos que fue Clinton quien desmanteló el sistema de asistencia social por el que se luchó en los años 30 y 60. Redujo radicalmente las nóminas de bienestar de 12 a 5 millones en cuestión de años, y ahora que no hay trabajos por ahí, tampoco hay una red de seguridad para millones de los miembros más vulnerables de sociedad norteamericana. Pero el hecho es que nosotros no queremos caridad - deseamos trabajos de calidad, asistencia médica, vivienda y educación y no nos importa trabajar duro para conseguir todo esto. Pero el sistema capitalista se basa en la búsqueda sin fin de ganancias - nuestros intereses están de relegados a segundo plano por los intereses de los ejecutivos y de los millonarios.

¡Y esto en el país más rico del mundo! ¿Entonces a dónde van todas las riquezas que crean los trabajadores? No es ningún misterio - está todo en manos de una ínfima minoría de parásitos ultra-ricos que viven como sanguijuelas de nuestro trabajo duro, de nuestra sangre, sudor y lagrimas. No hay absolutamente ninguna razón material por la que no podemos tener completo empleo, cuidado médico y educación universal y gratuita y mucho más. Pero para conseguir esto necesitamos luchar por ello - la clase capitalista y sus representantes políticos no van a renunciar a sus riquezas, poder y privilegios sin dar la lucha. Esta es la razón por la cual necesitamos trabajar en la construcción de un partido de masas de trabajadores que pueda luchar genuinamente por nuestros intereses. Un partido que se basara en los sindicatos y la clase trabajadora en general (la amplia mayoría de la sociedad norteamericana) podría rápidamente llegar a tomar el poder político y luchar por implementar un programa socialista para mejorar así las vidas de todos. El hecho que generalmente la asistencia a las elecciones es tan baja es un reflejo de cómo los norteamericanos se sienten frustrados ante las opciones ofrecidas. En ninguna parte dice que debemos elegir entre los dos partidos de los ricos. ¡Ésta no es una verdadera democracia! ¡Únete a Liga Mundial de Trabajadores (WIL) para construir una alternativa revolucionaria a la pesadilla del capitalismo!