Internacional Estados Unidos
"Otro mundo es posible-Otro EEUU es necesario", el lema en la ciudad de Atlanta Imprimir Correo electrónico
Escrito por David Brooks   
Viernes 29 de Junio de 2007 19:00

Inicia el Foro Social de Estados Unidos

Convocando el espíritu del reverendo Martín Luther King, Jr., la marcha cruzó el miércoles por el centro de Atlanta con bandas, títeres y mantas que reflejaban el mosaico de agrupaciones sociales unidas bajo el lema: "Otro mundo es posible-Otro Estados Unidos es necesario", y con ello arrancó el primer Foro Social de Estados Unidos, cumpliendo con un compromiso hecho en los foros sociales mundiales.

Contingentes de Nueva Orleáns, en lucha por rescatar a esa ciudad primero del huracán Katrina y ahora de los intereses empresariales que desean expulsar al pueblo para hacer una ciudad tipo Disneylandia, indígenas, organizaciones de inmigrantes, sindicalistas, activistas (incluidos veteranos) contra la guerra en Irak, defensores de los derechos de los gays, estudiantes, religiosos, promotores del derecho a la salud y la vivienda marcharon por las calles bajo el húmedo calor sureño.

Este lugar fue epicentro del histórico movimiento de derechos civiles (la iglesia donde predicaba el reverendo King está aquí). Hoy día, el estado de Georgia es epicentro de la gran batalla sobre la inmigración, con un clima de hostilidad extremo y violento. Decenas de miles de emigrantes aquí, sobre todo mexicanos, hace un año asombraron al mundo al atreverse a salir en esta ciudad y varios pueblos del estado para exigir sus derechos básicos.

Aquí hay viejos y nuevos movimientos, unos que marcharon con el reverendo King, otros que apenas están aprendiendo de esa historia, representantes de pueblos en estas tierras que han luchado durante mas de 500 años, otros que han participado en legendarias luchas laborales, y otros más que podrían estar creando nuevas leyendas.

Adelina Nicholls, de la Alianza Latino de Georgia para los Derechos Humanos, y una de las coordinadoras de las movilizaciones del año pasado, declaró ante el mitin al concluir la marcha que en este estado se están impulsando las medidas más antinmigrantes del país que resultan en despidos, hostigamiento, persecución y deportación de migrantes. Por ello, su lucha hoy día, dijo, es " una continuación de la de los afroestadunidenses". Advirtió a "todos esos ciegos y sordos que esta lucha continúa" y que "no estamos pidiendo limosna... los derechos nos los ganamos trabajando".

Que sus palabras sean escuchadas por una amplia diversidad de agrupaciones que participan en miles de luchas sobre decenas de temas es el objetivo de este foro. Lo más significativo de este espacio es su función como un punto de convergencia para lo que podría calificarse de la "izquierda social" de Estados Unidos. Una izquierda fragmentada, atomizada, y fracturada en mil pedazos.

Aquí están las diásporas de múltiples movimientos -el altermundista que nació en Seattle, el de justicia económica, el ambientalista de izquierda- que fueron congelados, si no asfixiados, después del 11-S y la invasión a Irak y Afganistán.

También están movimientos más recientes. Por supuesto, las vertientes del movimiento antiguerra, así como algunos que surgieron en torno al desastre de Katrina, los trabajadores migrantes de la Coalición de Trabajadores de Immokalee en Florida que, con el apoyo nacional de estudiantes y religiosos, contra todo pronóstico, ganaron sus luchas contra Taco Bell y McDonald"s para lograr mejores salarios y condiciones.

Y están algunos veteranos de movimientos históricos, junto a nuevas generaciones, con representantes del movimiento de derechos civiles de los 60, líderes indígenas y laborales con sus luchas desde los orígenes de este país. Los reverendos Joseph Lowery y James Orange -hombres que acompañaron a King- iniciaron este foro en una ceremonia de tributo en la tumba del doctor King. Un líder del pueblo Cherokee se sumó a ellos para iniciar la marcha de inauguración.

Tal vez Martín Luther King, Jr. es el que podría simbolizar mejor lo que intenta ser y hacer este foro. Casi al final de su vida (acortada por la bala de un asesino mientras apoyaba una huelga de trabajadores de limpieza no lejos de aquí en Memphis), declaró que no podía predicar más su principio de la no violencia entre los estadunidenses sin pronunciarse sobre la guerra y las políticas violentas del gobierno de su país.

"Sabía que nunca jamás podría elevar mi voz contra la violencia entre los oprimidos de los ghettos sin primero haber hablado claramente sobre el más grande surtidor de violencia en el mundo hoy día: mi propio gobierno", afirmó King en su famoso discurso contra la política bélica de Washington y la guerra en Vietnam el 4 de abril de 1967.

"Esta tierra sobre la cual marcharon hoy y sobre la cual están sentados es tierra Cherokee", declaró Amy Walker, mujer indígena Cherokee, en el acto de inauguración del Foro Social de Estados Unidos. Habló del "trauma multigeneracional" de su pueblo, y de que "creemos que lo que les ocurrió a nuestros ancestros es transmitido a nosotros". Agregó que al prohibírseles realizar sus ceremonias, los indígenas "no podían curar sus heridas" de este trauma histórico y que por ello ahora luchan por recuperar esos valores tradicionales, "con los cuales no teníamos necesidad de policías, jueces, abogados ni cárceles. Más que todo, nos dio nuestra identidad, y nuestro bienestar". Estos son los sobrevivientes de la llamada "Caminata de lágrimas", cuando miles fueron expulsados de estas tierras a Oklahoma, destruyendo casi a esta nación.

Representantes de otros pueblos indígenas de este país, incluso unos de Alaska y Hawaii contaron largas historias de colonización, despojo y lucha. El de Alaska comentó que en los últimos cien años, "primero fuimos colonizados por los rusos, después por los estadunidenses y ahora por empresas petroleras y mineras". Concluyó: "Estamos en solidaridad con todos los otros pueblos indígenas del hemisferio, es la misma lucha".

En la ceremonia de apertura también ofrecieron la bienvenida una gama de representantes del mosaico reunido aquí para intentar encontrar, pues, ecos de sus luchas, dudas, trabajo, y más, algo que ofrezca un poco de esperanza y un poco de identidad colectiva a una izquierda social que está por todas partes pero que aún no se encuentra a sí misma.

Este Primer Foro Social en Estados Unidos continuará con cientos de talleres, mesas redondas y plenarias desde el pasado miércoles hasta el domingo. Algunos participantes llegan de otros países, incluido México. Sin embargo, el foro, por ser aquí, en este país, el eje de la llamada "globalización", es por definición un foro en el que cientos, si no miles, de los participantes son de todas partes del mundo que ahora viven aquí, rescatando lo que se llama "movimiento social" en su nuevo país.