Internacional Europa
Grecia: Nueva huelga general, el gobierno podría caer pronto Imprimir Correo electrónico
Escrito por Comité de Redacción de Marxistiki Foni   
Lunes 06 de Abril de 2009 19:00

El jueves 2 de abril Grecia presenció la onceava huelga general desde que Nueva Democracia (ND) llegó al poder en 2004. De las últimas huelgas generales ésta fue la más grande, con mayor participación y las manifestaciones más masivas que las huelgas generales de octubre y diciembre de 2008.

La huelga general fue convocada por la GSEE (Confederación Sindical de Trabajadores del Sector Privado Griegos) y la ADEDY (sector público) contra la actual oleada de despidos y violaciones de los derechos laborales, pero también contra el anuncio del gobierno de que en 2009 los trabajadores del sector público y los jubilados no verán aumentar sus salarios ni jubilaciones.

La consigna principal en las manifestaciones fue: "¡No pagaremos vuestra crisis!" En Atenas la manifestación conjunta de la GSEE y ADEDY (sindicatos controlados por el PASOK y el Syriza) congregó a 45.000-50.000 personas y la manifestación del PAME (sindicatos controlados por el Partido Comunista, KKE) reunió a más de 10.000 personas. Se organizaron manifestaciones en más de 60 ciudades del país.

En las manifestaciones había importante presencia de trabajadores industriales de muchas fábricas donde los empresarios diariamente anuncian recortes de empleo y exigen que los trabajadores acepten recortes salariales y de jornada. Esta gran participación llega después de las huelgas y manifestaciones que hemos visto en muchas industrias durante los últimos meses.

El ambiente entre los trabajadores en las manifestaciones era muy combativo y el elemento dominante era la furia contra los empresarios y el gobierno. También se notaba la falta de entusiasmo y cierta desconfianza general hacia la dirección sindical, tanto de la GSEE como de la ADEDY, algo perceptible en las discusiones con los trabajadores. Por otro lado, todos los trabajadores que participaron en las manifestaciones expresaban su deseo de una escalada de la lucha.

Esta huelga general es el resultado de la guerra de clases abierta que la burguesía griega ha declarado contra los trabajadores, que refleja su deseo de profundizar e intensificar la explotación de los trabajadores. Por ejemplo, la empresa a la que pertenece I. Mylonas, presidente de los industriales del norte de Grecia, "ALUMIL", redujo tanto los salarios como la jornada laboral, a pesar de que los beneficios durante el último trimestre de 2008 aumentaron un 10 por ciento. Otra empresa de ingeniería, "NEXSANS Hellas", ha despedido trabajadores a pesar de que oficialmente ha anunciado el objetivo de incrementar la producción en el próximo período.

Esta acción por parte de los empresarios subraya una vez más la naturaleza utópica de las tácticas de los dirigentes de la GSEE de los 2-3 meses anteriores, donde han intentado llegar a acuerdos con los líderes empresariales de la SEV (Asociación de Industriales Griegos) para "encontrar una posición común contra la crisis". Desgraciadamente para ellos la realidad ha desbaratado sus planes. La oleada de despidos y el ambiente combativo aumenta entre los trabajadores y eso ha obligado a los dirigentes sindicales a convocar otra huelga general en contra de su voluntad, con la posibilidad de una nueva huelga general en el futuro inmediato.

La situación política

En el momento de escribir este artículo el parlamento griego está discutiendo sobre otro gran escándalo que implica al gobierno derechista de Karamanlis. Aristotelis Pavlidis, Ministro de Marina, un armador lo ha acusado de un chantaje de 300.000 euros para la "dote matrimonial" de la hija del ministro. El gobierno de ND sólo tiene 151 parlamentarios de un total de 300. Por lo tanto, si Pavlidis se niega a dimitir de su puesto de parlamentario, como le ha pedido Karamanlis, el gobierno perdería su mayoría parlamentaria. Pavlidis se ha negado a hacerlo, pero ahora la presión de la burguesía, como todos pueden comprender, es cada vez mayor. Debemos recordar que un parlamentario de ND, Petros Tatoulis, ha denunciado abiertamente al gobierno de corrupción, se negó a dimitir y redujo la mayoría parlamentaria de ND de 2 a sólo 1 parlamentario.

El gobierno de Karamanlis es el gobierno más corrupto de la historia reciente de Grecia. Y también, como indican las encuestas de opinión, es uno de los más impopulares. La única razón para la supervivencia de este gobierno después de tantos grandes movimientos de los trabajadores y la juventud es la poca disposición de los dirigentes sindicales y políticos de la clase obrera a organizar una lucha preparada, coordinada y unificada con la reivindicación clara de un gobierno obrero.

Las últimas encuestas indican que el PASOK aventaja en 5 puntos a ND, un 33 por ciento frente a un 28 por ciento. Sin embargo, también es verdad que el PASOK aún está a un 2-3 por ciento por debajo de lo que consiguió en las últimas elecciones y parece que no tendría suficientes parlamentarios para formar un gobierno en solitario. Este hecho es un reflejo de la tímida oposición que ha hecho la dirección de Papandreou contra el gobierno actual y también de la política pro-capitalista que según sus anuncios defendería un futuro gobierno del PASOK.

Mientras tanto, la dirección del KKE, después de su reciente congreso nacional donde oficialmente se reafirmó en el estalinismo como la herencia del partido, continúa escalando su sectarismo, su política tipo "tercer período" y su dirección se parecen contentar con el 7-8 por ciento que le dan las encuestas. En el partido está ausente una oposición de izquierda fuerte y organizada. Un período como el que estamos atravesando proporciona enormes oportunidades para una oposición de izquierda, las fuerzas del KKE deberían aumentar cada día. El hecho de que el KKE no aumente sus fuerzas, tanto dentro del movimiento obrero como dentro de la sociedad en general es un reflejo del callejón sin salida que representa la estalinización completa del partido. En un período en que los trabajadores y la juventud buscan una bandera clara para su lucha, los dirigentes del KKE se limitan a justificar los crímenes del estalinismo y no ofrecen una alternativa real a la situación actual.

En la actualidad los procesos más serios dentro de la izquierda se dan dentro y alrededor del Syriza (el frente político formado por el Synaspismos, un partido que surgió de una escisión del KKE). Desgraciadamente, como resultado de su política socialdemócrata de izquierda "blanda", la nueva dirección del Synaspismos ha decepcionado las expectativas que muchos jóvenes y trabajadores tenían en él, expresadas en grandes porcentajes de votos para el partido en las encuestas (17-18 por ciento el año pasado) y que explica por qué ahora el Syriza sólo recibiría un 5-6 por ciento. Como resultado de la política derechista del Synaspismos ahora intenta utilizar esto como una excusa para defender abiertamente la disolución del Syriza y cambiar hacia una política más socialdemócrata. En lugar de comprender que la razón por la que han retrocedido en las encuestas es la poca disposición que presentan de girar a la izquierda, ¡han sacado la conclusión opuesta! El ala de derecha del Synaspismos en realidad se siente atraída por el PASOK y le gustaría formar un gobierno conjunto, pero desafortunadamente con el programa del PASOK.

La principal perspectiva política en estas condiciones es que tarde o temprano llegue al poder un nuevo gobierno del PASOK. Pero la actual dirección del PASOK tiene una política basada en las necesidades de la burguesía y, por tanto, en el contexto actual de profunda crisis del capitalismo, rápidamente desencantará a sus electores. Esa será una señal para un giro aún más a la izquierda del movimiento obrero griego y dentro de los partidos obreros de masas, que pondrá las bases para la construcción de una corriente marxista de masas en Grecia. Esa es la tarea que la sección griega de la Corriente Marxista Internacional (CMI) y su periódico Marxistiki Foni tendrán que llevar a cabo en los próximos años.