Internacional Europa
Un duro plan de ajuste provoca la ira de la clase obrera griega Imprimir Correo electrónico
Escrito por Fred Weston   
Martes 16 de Febrero de 2010 19:00

El capitalismo griego se encuentra en una profunda crisis. Es el eslabón débil de la cadena que se está empezando a romper. El país corre el riesgo de entrar en mora con sus pagos de la deuda externa, lo que representa una grave amenaza para la estabilidad del euro. Severas medidas de austeridad se están imponiendo y éstas están provocando una reacción agresiva de la clase obrera.

Grecia es uno de los miembros más débiles de la euro-zona. La deuda es una pesada carga y ahora ha llegado el punto en que corre riesgos de incumplimiento en sus pagos. Las cosas han cambiado drásticamente en los últimos dos años. Después de un período de 16 años de crecimiento económico, en el 2009 la economía entró en recesión con una caída del 1,6% del PIB, y si bien hay signos de recuperación en otras partes de Europa, Grecia en el 2010 verá más de lo mismo con una contracción prevista de la economía del 1,6%.

Grecia, como todos los demás países europeos, también tuvo su auge del crédito, seguido por una crisis bancaria, con el gobierno interviniendo para salvar a los bancos. Pero el plan de rescate griego empujó el déficit presupuestario masivamente al 12,7% del PIB, más de cuatro veces lo que las normas de la euro-zona permiten. Su deuda total asciende actualmente a aproximadamente 300 mil millones de euros.

Esta situación económica es lo que finalmente llevó a la convocatoria de elecciones anticipadas a finales del año pasado, que llevó al partido Nueva Democracia a ser expulsado del gobierno, y el PASOK (el Partido Socialista) entró con una amplia mayoría. Al no votar por Nueva Democracia, los trabajadores griegos estaban haciendo una declaración política clara: ¡Hemos tenido suficientes medidas de recortes y austeridad!

Pero muy poco después de ser elegido el primer ministro, Papandreu del PASOK, él anunció drásticas medidas económicas en un intento de reducir el déficit. Anunció planes para recortar el 10% del déficit, lo que significaría medidas draconianas que afectan a todos los aspectos de las prestaciones sociales, a la educación, a la salud, a las pensiones. Pero esto no fue considerado como suficiente por la burguesía griega. Los medios de comunicación capitalistas lanzaron una gran campaña de presión sobre Papandreu para hacer recortes mans severos.

Esto planteaba al primer ministro "socialista" un gran dilema. Lo que había anunciado era demasiado para los trabajadores griegos, pero no suficiente para los capitalistas griegos. Estaba tratando de balancearse entre las dos clases principales de la sociedad. Ahora la presión se está acumulando aún más, cuando el conjunto de la Unión Europea contempla con inquietud cómo se desarrolla la crisis griega.

El problema de las grandes potencias europeas, como Alemania y Francia, es que Grecia no es sólo parte de la Unión Europea, sino también una parte de la euro-zona. Si Grecia se cae, sus socios de la euro-zona caerán con ella.

Si Grecia no recibe ayuda de sus socios de la UE para pagar su deuda, se plantea una grave amenaza para la moneda única. Atrás quedaron los días en que el euro se presentaba como una victoria para el capitalismo europeo. En ese momento explicábamos las presiones contradictorias que existían dentro de la UE, las presiones que hoy están poniendo en peligro el euro.

En 2005 se señaló que "Hans Eichel, el ministro de Finanzas alemán, Axel Weber, el presidente del Bundesbank, habían discutido la ruptura de la unión monetaria". Declaraciones similares fueron realizadas por los ministros italiano, que incluso sugirieron volver a la Lira. En enero del 2001, hace casi diez años, y poco antes de la creación del euro, Alan Woods y Ted Grant escribieron que:

 "Al final, es probable que el experimento de euros se descomponen en medio de recriminaciones mutuas. Ya hay indicios de conflicto entre los estados en la euro-zona, ya que cada gobierno trata de proteger a sus propios capitalistas contra la competencia extranjera. "(El lanzamiento del euro - Hacia la unidad europea? 3 de enero 2001)

Cuando los marxistas explicamos esto, ellos se burlaron. ¿Cómo han cambiado las cosas? ¡Y con qué rapidez también!

En el período del auge, todo parecía color de rosa en el jardín. El euro iba a marcar el comienzo de un período de crecimiento económico y de estabilidad ... Al menos, eso si se creía en los cuentos de hadas de los gurús de la UE. Lo que está ocurriendo en Grecia confirma lo que los marxistas explicamos desde hace tiempo. Por supuesto, el euro no va a colapsar mañana por la mañana. Ellos harán todo lo posible para impedir que esto suceda, porque la alternativa es aún peor, pero ¿Por cuánto tiempo podrán aguantar?

Los medios de comunicación en los últimos días han estado llenos de rumores sobre el intento de Alemania de organizar un "rescate", apoyado por Francia y otros miembros de la euro-zona ... que puedan permitirse el lujo de hacerlo. Países como Gran Bretaña, por supuesto, no serán parte del equipo de "rescate", ya que ¡Tienen suficientes deudas como para tomar la de países como Grecia!

El hecho es que economías poderosas como Alemania no pueden permitir a Grecia hundirse, al menos no siempre y cuando tengan los recursos para evitarlo, pero se enfrentan a un verdadero dilema. Si no intervienen y permiten que Grecia quiebre, esto romperá el corazón del euro que, a su vez, afecta al conjunto de la euro-zona y de la UE. Si intervienen, como parece la opción más probable por lo que está saliendo de las conversaciones que se realizan, Alemania, Francia y otros países se convertirán en garantes de la calificación crediticia de Grecia, es decir, que asumirán la carga de su deuda.

Esto significa que la economía alemana sumará más a sus ya graves problemas, y tendrá que apretar los tornillos en casa, con más medidas de austeridad. Durante esta crisis hemos visto que el Estado interviene para salvar el sistema bancario, por temor a un colapso aún peor de toda la economía. Ahora estamos viendo a los estados pequeños y débiles, como Grecia (pero también a España e Italia, no tan pequeños, a Portugal), que tienen que ser salvados por las economías más poderosas que suponen el corazón de la UE ¿Quién salvará a los grandes estados, cuando les llegue su turno?

Aquí vemos cómo todo se puede convertir en lo contrario. La UE es un mecanismo por el cual la poderosa Alemania pudo lograr lo que no logró en dos guerras mundiales: la dominación económica de Europa. Ahora se está convirtiendo en un mecanismo por el cual todos los males económicos de Europa están revirtiendo sobre Alemania.

Por ahora, Alemania y Francia se verán obligadas a intervenir en el rescate de Grecia ¿Pero por cuánto tiempo puede continuar esto? El límite se alcanzará cuando ya no puede sostenerse, y finalmente se verán los miembros de la zona euro de incumplimiento, posiblemente a partir de Grecia.

Una cosa que está garantizada es que el gobierno griego ahora tendrá que aplicar severos recortes en el gasto público. Papandreu fue a París para entrevistarse con Sarkozy, prometió que iba a "tomar todas las medidas necesarias" para reducir el déficit de Grecia, y añadió que, "El programa de estabilidad se aplicarán en todas las medidas".

Todo esto tiene una lógica económica desde el punto de vista puramente capitalista. Es lo que se requiere para lograr la estabilidad económica. El problema es que estas mismas medidas provocan inestabilidad política y social.

Los sindicatos se ven obligados a reflejar la creciente ira que viene de abajo. La clase obrera griega ve el programa de austeridad como una declaración de guerra de clases. Y hoy hemos visto lo que los trabajadores griegos son capaces de hacer. La confederación que organiza a los trabajadores del sector público, ADEDY, junto con PAME (la facción del KKE (Partido Comunista) en la GSEE, la Confederación General de Trabajadores Griegos, convocó una huelga general.

Los aeropuertos se han paralizado, muchas escuelas fueron cerradas y los hospitales han estado operando solo con servicios de emergencia. Ha habido muchas manifestaciones en todo el país, mientras miles de trabajadores griegos enojados se lanzaron a las calles. En un incidente, la policía lanzó gases lacrimógenos a los trabajadores de la basura que trataron de atravesar cordones policiales.

La crisis del capitalismo está empezando a romper los eslabones más débiles del sistema. Grecia es uno de ellos. Esto está poniendo de manifiesto con claridad las diferencias de clase en la sociedad a los trabajadores griegos que ven cómo el sistema muestra su verdadera naturaleza. Esto tiene el efecto de radicalizar la conciencia de miles de trabajadores y jóvenes de todo el país.

Al eliminar el gobierno de la odiada Nueva Democracia hace unos meses, los trabajadores y la juventud de Grecia votaron masivamente por los partidos de izquierda. Si uno suma los votos del PASOK, el KKE (Partido Comunista) y SYRIZA (frente electoral dirigido por el partido de tradición comunista Synaspismos), los partidos de masas de la clase obrera griega, vemos que un 56% votó a favor de la izquierda.

Ahora los dirigentes del PASOK, va a ser puestos a prueba, y esta será una prueba muy amarga. Millones de trabajadores griegos y jóvenes ven en la práctica que los líderes del partido no tienen un programa para resolver la crisis que ha afectado a Grecia. Esto tendrá el efecto de radicalizar a los trabajadores que votaron a favor del PASOK, abriéndose contradicciones dentro del partido, que afectan especialmente a las bases. Ya incluso antes de que todo esto ocurriera, una capa significativa (más del 12%) votaron a la izquierda del PASOK: al KKE (7,54%) y al SYRIZA (4,6%). Dentro de estos dos partidos ya existe fermento con el impacto de la crisis, que empuja a la base social de estos dos partidos aún más a la izquierda.

Un fuerte sentimiento anti-capitalista está emergiendo en Grecia. Incluso la BBC y otras agencias de noticias tradicionales no podían evitar la presentación de informes sobre ésto, lo que indica que un período de agudos conflictos de clase se está abriendo en la sociedad griega. Grecia, sin embargo, no es la excepción, sino simplemente donde la crisis es más aguda. Esto también indica lo que el futuro de toda Europa será. Lo que estamos viendo en Grecia hoy, lo veremos mañana en Italia, España, Portugal, Irlanda y posteriormente en toda la UE, como Alemania y Francia.

Las condiciones se están preparando para una intensificación de la lucha de clases en el conjunto de Europa en el próximo período.

[NOTA: En los próximos días haremos un análisis más detallado de la situación griega, analizando con más detalle los aspectos económicos, junto las contradicciones políticas y sociales que ahora están explotando en el país]

Leer también: Los capitalistas pasan la factura de la crisis a los trabajadores - Una receta para la intensificación de la lucha de clases en todo el mundo