Internacional Internacional
Panamá: ¿Giro a la derecha? Imprimir Correo electrónico
Escrito por César Zelada   
Viernes 08 de Mayo de 2009 19:00
“Después de una torrente victoria de la izquierda en Latinoamérica, Panamá lo a frenado. Ricardo Martinelli, un empresario rico que se denomina independiente centrista, venció a la candidata oficialista del centroizquierdista Partido Revolucionario Democrático, ganando el 60% del voto en la elección presidencial del 3 de mayo. Pero su victoria se debe mucho a peculiaridades locales como a una nueva tendencia regional”, redacta The Economist (08-05-09). Inmediatamente, los agentes de la derecha, han agitado sus plumas, para hablar sobre un giro político a la derecha en el continente. Pero este punto de vista se cae por su propio peso. Si bien es cierto, Martinelli, ganó al Partido Revolucionario Democrático (PRD), pues, esto se debe a que el PRD se parece al APRA (ambos pertenecen a la Internacional Socialista socialdemócrata). Es un partido de característica militar y policlasista, que surge en 1979, bajo el liderazgo del Gral. Omar Torrijos, y que al calor del eslogan “Nacionalista, Popular, Independiente, Policlasista y Unitario”, nacionalizó el canal de Panamá. Luego, degeneró, pasando al liderazgo del Gral Manuel A. Noriega (conllevando a la invasión norteamericana en 1989), para finalmente aplicar el modelo neoliberal, en 1994, con Pérez Balladares (privatizaciones, etc.). Martin Torrijos, llegó al poder en el 2004 con el 47% de los votos, haciéndole creer a las masas que él nacionalizaría la economía, pero por el carácter liberal del PRD (y el carecer de una corriente marxista dentro), concilió con la derecha, y solo atinó a realizar algunos planes sociales, manteniendo la estructura neoliberal. Estas fueron las bases para la derrota del PRD, que para las elecciones ya tenía a su dirección muy degenerada (Balvina está vinculada a Noriega), y su perfil de izquierda agotado. “…Primero porque la elección no se dirimió contra un candidato de la izquierda (Balbina no lo es), sino entre dos variantes de la derecha…”, escribió el sociólogo panameño Olmedo Beluche (Balance de las elecciones del 2009). Así las cosas, la victoria de Martinelli (apoyado por Rubén Blades), y del slogan “por un verdadero cambio”, es una expresión distorsionada del cansancio de las masas con la partidocracia neoliberal (incluido el Partido Popular). En verdad, Martinelli, es un outsider. En su campaña levantó las banderas populistas de mejor distribución de la riqueza (hay 40% y 12% de pobres y pobres extremos, respectivamente), lucha contra la corrupción, la creación de un bono de $100 para los ancianos mayores de 70 años, la construcción de un metro, etc. Pero en un contexto de crisis mundial, el populismo de Martinelli, chocará con la traicionera política neoliberal que tratará de implementar. En los últimos meses hemos visto la fuerza de las honorables masas panameñas movilizándose por el derecho a la salud, trabajo decente, contra el TLC, etc. Finalmente, es verdad que, después de Panamá, puede ganar la derecha en Chile, Brasil, entre otros, pero esto es algo superficial, porque ninguno de ellos levantará un programa de gobierno neoliberal, y porque del mismo modo México, Colombia, etc. pueden caer bajo la dirección izquierdista del PRD y PDA, mexicano y colombiano, respectivamente. El proceso revolucionario latinoamericano es dialéctico. La inestabilidad está acompañada de giros bruscos a la derecha y la izquierda (después de Martinelli puede ganar la izquierda). Pero el rechazo al neoliberalismo y al sistema capitalista nadie lo parará por un buen tiempo.