Perú Perú
Carta abierta a la clase obrera peruana Imprimir Correo electrónico
Escrito por CPA-PERU MILITANTE   
Jueves 25 de Junio de 2009 19:00
 

Estimados, combativos y honorables hermanos trabajadores mineros, constructores, textiles, de la agroindustria, etc. durante casi dos décadas de aplicación de medidas neoliberales, los agentes políticos del sistema capitalista, nos dijeron que la inestabilidad laboral iba generar más desarrollo y trabajo. Pusimos el hombro, pero lo púnico que conseguimos fue más superexplotación. La política del "cholo barato" de las transnacionales y patrones peruanos, solo significó más pobreza, hambre, desempleo e incertidumbre. En tiempos de crecimiento, ellos amasaron grandes fortunas, pero nosotros, solo vimos nuestros bolsillos agujerearse más (nuestros salarios son los más deprimidos de la región). Y ahora que nuestro país se encuentra en recesión, los capitalistas ricos, con la anuencia del régimen aprista, una vez más ponen su rodilla sobre nuestras humildes espaldas y nos botan de las fábricas, minas e industrias, como si fuéramos cualquier cosa (hay 200 mil obreros despedidos).

Es por esta razón que los amazónicos se levantaron, a través de nuestros métodos como la huelga indefinida, contra los DL que privatizan nuestra Amazonía. Y después de nuestro apoyo en las jornadas del 11-J, lograron vencer. Ahora, existen una serie de convulsiones sociales como las de Canchis o La Oroya (tregua de un mes), donde nuestros hermanos campesinos y obreros, respectivamente, están luchando por el derecho al agua, la tierra-territorio y el pan.

De igual forma, nuestros hermanos del sindicato Alicorp, Claro, contratas de Telefónica, textiles de Topy Top, Sindicatos mineros como Los Quenuales, Casapalca, Cerro Verde, etc. (en verdad casi todo el proletariado minero), etc. están luchando contra los abusos de nuestros patrones parásitos (que en algunas empresas no dejan que nuestras hermanas embarazadas siquiera vayan al baño hacer sus necesidades o nos presionan como si fuéramos animales), que no respetan sus propias leyes ni normas (Ley de exportaciones no tradicionales). Así también están los campesinos de Azangaro, Puno; Majaz, Piura; Cajamarca; los estudiantes, maestros, médicos, luchando por sus propias reivindicaciones, etc. No obstante, estas luchas carecen de un liderazgo que centralice y haga avanzar el movimiento hacia la cuestión decisiva del poder político.

La clase obrera demostró en el Paro Nacional del 19 de Julio de 1977 tener la fuerza organizada suficiente para tirarse dictaduras contrarrevolucionarias como la de Morales Bermúdez. Lamentablemente, la izquierda cayó en el juego de la Asamblea Constituyente, y esta cuestión (además del sectarismo y ultraizquierdismo), permitió un reordenamiento de las fuerzas de la derecha para luego salir a la ofensiva y ganar una vez más la presidencia de la República a través de Fernando Belaunde Terry (1980), que a través de gobiernos sucesivos como García (1985), Fujimori (1990-2000), aplicaron las recetas neoliberales del FMI y BM.

Y cuando la dictadura de los Fujimoristas se hizo insoportable, fue una vez más la clase obrera la que definió la caída del régimen. La misma dinámica hemos visto en la insurrección del 2003 en Bolivia (con la intervención decidida de los mineros de Huanuni), o en la derrota del golpe de Estado contra Chávez, en Venezuela.

Por este motivo, creemos que ahora que nuestra patria vive una situación de inestabilidad (producto del continuismo neoliberal), caracterizada por grandes explosiones sociales de masas, la intervención de la clase obrera es más urgente que nunca. Y además, porque esta es la única forma de enfrentar la política anticrisis de la derecha aprista que quiere hacernos "pagar los platos rotos", despidiendo a decenas de miles de obreros, queriendo reducir nuestros salarios y favoreciendo a los responsables de la crisis: los patrones.

Por tanto, es importante, hacer a un lado el pesimismo o escepticismo de los dirigentes o grupos que se reclaman "socialistas" y que en la práctica llevan una política de coexistencia con la derecha. Es hora de luchar organizadamente a través de los métodos de la clase obrera. Es hora de poner nuestro sello en los acontecimientos históricos de nuestra patria. Es hora de definiciones.

Hay que salir a combatir mariateguistamente por un programa que plantee:

1. Aumento salarial de emergencia a 2500 soles (canasta básica). Salario mínimo vital con escala móvil de acuerdo al alza del costo de vida. A igual trabajo, igual salario para la mujer trabajadora y la juventud obrera (con todos sus derechos laborales).

2. Derogación de los DL antidemocráticos, anticampesinos, ley de recursos hídricos, que criminalizan la protesta social y neoliberales. ¡Libertad de nuestros hermanos amazónicos!

3. Pase a planta de todos los contratados. Reconocimiento automático del vínculo laboral entre las grandes empresas y los trabajadores tercerizados y contratados.

4. Auditoría de las empresas que quieran cerrar o despedir obreros. Nacionalización inmediata y bajo control de los trabajadores de toda empresa que cierre, especule o despida.

5. Reparto de las horas de trabajo por rama. Plan obrero de emergencia para el sector minero-metalúrgico e industrial.

6. Plenos derechos sindicales para todos los trabajadores.

7- Alianza obrera-popular. Reforma urbana. Plan de construcción urgente de viviendas para el pueblo pobre, de calidad y a precios asequibles. Plenas infraestructuras para los barrios y asentamientos humanos (Cloacas, iluminación, centros culturales y deportivos, etc.).

8. Alianza obrero-campesina. Revolución agraria. Expropiación sin indemnización de los  latifundios y su entrega en usufructo a las comunidades campesinas y cooperativas agrícolas.

9. Alianza obrero-estudiantil. Reforma Universitaria. Democratización de la Universidad. Voto Universal.

10. Nacionalización de las AFPs, bajo control de los trabajadores y pensionistas. - Nacionalización sin indemnización de monopolios de alimentos como ALICORP (del mafioso Dionisio Romero)

11. Nacionalización de las minas bajo control de los trabajadores (como sucede en la mina de Huanuni, Oruro, en Bolivia, que genera superávit y da trabajo a 5.000 obreros).

12. Por la nacionalización del sector financiero y una banca estatal única que permitirá movilizar recursos fabulosos para iniciar un plan quinquenal que transformará nuestro país de arriba hacia abajo, además de poder ofrecer crédito barato a los artesanos y pequeños productores del campo y la ciudad

13. Monopolio estatal del comercio exterior, como medida de defensa elemental frente a la crisis y el accionar de las transnacionales y sus agentes internos.

14. No al pago de la deuda externa. Ruptura de todos los tratados y pactos que subordinan nuestra patria al imperialismo.

¡Viva la clase obrera! Paro Nacional de 72hrs!, ¡Marcha de los Pueblos hacia Lima!, ¡Abajo los DL anticampesinos y que privatizan el agua!, ¡Aumento General de Salarios!, ¡Nacionalización de las Minas y el Gas!