¡ ALERTA POPULAR ! Organicemonos contra la derecha y el Imperialismo Imprimir
Escrito por Miguel Vàsquez Carriòn   
Jueves 01 de Marzo de 2012 13:07

Por mantener  su vigencia y ser actualmente un tema de discusión, publicamos nuevamente este documento escrito por nuestro compañero Miguel Vásquez Carrión, el cual fue difundido el 05 de marzo del 2006 en nuestro folleto ACTUALIDAD POLÌTICA Nº 15 de ediciones PERÙ MILITANTE, el mismo que posteriormente fue divulgado en nuestra pagina web el 04 de abril del 2006.

Transcribimos el documento íntegramente sin hacer ningún cambio, el cual comienza con la siguiente introducción:

“Hay que tener presente que después de derrotar al régimen de Fujimori-Montesinos, el pueblo adquirió mucha confianza en el método de la movilización como principal instrumento de lucha. Esto hay que resaltarlo bastante porque es a través de este método que el pueblo ha comenzado a darse cuenta de la fuerza que tiene cuando esta unido y organizado”.

ORGANICÉMONOS CONTRA LA DERECHA Y EL IMPERIALISMO

Los pueblos de América Latina viene desarrollando una resistencia firme y consecuente contra los planes imperialistas. En todos los países de la región, los trabajadores y el pueblo en general, vienen combatiendo las políticas neoliberales de los gobiernos serviles al imperialismo Norteamérica-no. En este contexto se han venido desarrollando los procesos electorales en varios países, los cuales, como en Uruguay, Bolivia y Chile, han proporcionado un matiz de izquierda a la actual coyuntura latinoamericana. Es cierto que estas elecciones “democráticas” no resolverán los problemas que tiene el pueblo, pero esto no anula que los actuales procesos electorales son tomados por los pueblos como la continuación de sus grandes luchas populares que han venido realizando y que, ahora igualmente en el terreno electoral, también quieren lograr derrotar a la derecha. 

Por lo tanto, es necesario asumir un análisis honesto de la actual situación, lo cual nos servirá para reconocer las deficiencias que subsisten actualmente y ver de que manera podemos resolver los problemas que tenemos, porque sino solucionamos nuestras debilidades como pueblo-organizado, estas se irán convirtiendo en dificultades, en trabas, en obstáculos, que en poco tiempo desorganizará lo poco o bastante que se ha conseguido hasta el momento. Todas las organizaciones políticas y populares estamos en la obligación de buscar la mejor manera de unir al pueblo pobre y trabajador. No hacer esto es darle mayores ventajas a la derecha y al imperialismo. 

El pueblo peruano en permanente movilización 

Hay que tener presente que después de derrotar al régimen de Fujimori-Montesinos, el pueblo adquirió mucha confianza en el método de la movilización como principal instrumento de lucha. Esto hay que resaltarlo bastante porque es a través de este método que el pueblo ha comenzado a darse cuenta de la fuerza que tiene cuando esta unido y organizado. Esta forma de lucha ha sido la que ha impedido, por lo menos en algo, que se sigan privatizando las empresas que todavía están en manos del Estado Peruano. Este periodo comenzó en 1997 y permanece, con subidas y bajadas, hasta la actualidad. 

Los diferentes sectores de trabajadores, tanto los que tienen empleo como los desempleados, se han “apoderado” de las calles porque confían en su propia fuerza, lo cual los ha llevado a luchar consecuentemente por sus reivindicaciones laborales, pero también para luchar contra la política económica neoliberal y los planes entreguitas de los gobiernos de turno. La movilización a impregnado el tema político en el conocimiento del pueblo, lo cual ha hecho que exista un avance en su conciencia. 

Las masas populares, durante todo el gobierno de Toledo, no han dejado de luchar y hasta el día de hoy siguen combatiendo firmemente. Dentro de estas luchas contra el modelo neoliberal, el pueblo a tomado a Ollanta Humala como la expresión mas cercana a sus aspiraciones, por lo tanto su adhesión y apoyo al proyecto nacionalista, es ante todo la manera como expresan su rechazo contra las políticas económicas neoliberales y también, por su puesto, contra los partidos que defienden a este sistema injusto. 

¿Después de las elecciones como hacemos para lograr mayores derechos a favor del pueblo? 

Una vez instalado el próximo gobierno muchos esperaran impacientemente que lo prometido comience a cumplirse. Otros permanecerán convencidos que sus representantes en el congreso, o en el parlamento andino, harán las cosas que ofrecieron. Pero también existen organizaciones y sectores honestos de nuestro pueblo que desde hace un buen tiempo plantean que la única forma de resolver los problemas que existen en nuestro país es a través de una Asamblea constituyente. 
Estas organizaciones, o compañeros a titulo personal, precisan que esta Asamblea Constituyente tiene que ser “soberana”, “progresista”, “con poder”, “popular”, “revolucionaria”, etc. Si bien, entre estas organizaciones que plantean la Asamblea constituyente, existen diferencias de características referente a la asamblea que quieren, todos coinciden en que hay que realizarla. 

Por ultimo están los que proponen realizar Asambleas Populares comenzando desde el nivel distrital hasta llegar al nivel nacional, donde participen todos los sectores de nuestro pueblo pobre y trabajador. Propuesta que nosotros, los compañeros y compañeras de Perú Militante, defendemos primordialmente. 

¿Dónde debe poner todos sus esfuerzos el pueblo? 
¿En la Asamblea constituyente o en la Asamblea popular? 

Para algunos la Asamblea constituyente es un organismo superior a una Asamblea popular debido a que esta es reconocida por las legislaciones democráticas de los gobiernos actuales. Otros consideran a estos dos organismos como si fuesen iguales en contenido, pero en donde la asamblea constituyente tiene mayor jerarquía por ser un mecanismo “mas acorde” a los tiempos actuales. La realidad es muy puntual e indiscutible cuando comparamos estas dos Asambleas, lo cual es muy importante porque los resultados que proporciona al examinarlas, no da dudas a equivocaciones o confusiones. Por tal razón describiré, solamente, tres diferencias entre estas dos Asambleas, las cuales las considero de mucha importancia: 

Primero, en una asamblea constituyente (como en cualquier parlamento capitalista) están representados la mayoría de los partidos de la derecha, los cuales son financiados por los dueños de los bancos y las transnacionales. Estos partidos de derecha tienen un impresionante aparato logístico y de propaganda, ligados estrechamente a los grandes medios de comunicación. En las constituyentes, las organizaciones políticas que representan al pueblo, normalmente siempre están en minoría y se tienen que regir a las reglas establecidas de antemano, las cuales cumplen la función de dificultar cualquier iniciativa por parte de los representantes del pueblo. 

Segundo, en una asamblea constituyente los representantes del pueblo tendrán que discutir con los representantes de los empresarios, las nuevas leyes para solucionar los problemas de puestos de trabajo, de salud gratuita, de una mejor educación, de crear viviendas dignas para los mas pobres, etc. ¿Quién creen que se impondrá cuando se discuta todos estos temas? ¿Los partidos de la derecha permitirán que se afecten los intereses de los empresarios? Esto es algo que muchas de las organizaciones que defienden la Asamblea constituyente no lo dicen y por el contrario lo ocultan engañando maliciosamente. 

En el caso de la Asamblea Popular, estas se componen por los representantes de todos los sectores de nuestro pueblo pobre y trabajador, la discusión aquí es principalmente para fortalecer la unidad y las luchas de todas las organizaciones populares como son: Sindicatos obreros, comunidades campesinas, pueblos nativos, gremios estudiantiles, organizaciones barriales, organizaciones políticas de carácter popular, etc. Si bien es inevitable que existan posiciones en el pueblo que en algunos momentos defenderán las ideas de la derecha, estas podrán ser denunciadas rápidamente y en el instante, demostrando, ante todos, que son perjudiciales a los intereses populares. Lo favorable en una Asamblea Popular es que el pueblo decide directamente que hacer frente a sus problemas, esto lo lleva a apreciar la fuerza que tiene entre sus manos cuando deciden unirse, lo cual inevitablemente lo hará conciente de su gran poder. 

Tercero, la asamblea constituyente se constituye y desarrolla con representantes elegidos en elecciones generales y en donde el pueblo, una vez elegido los constituyentes, no tiene directamente los mecanismos como controlar ni oponerse a las decisiones que se aprueben en dicha institución. En nuestro país la ultima asamblea constituyente promulgó la constitución de 1979. Sería muy bueno hacer un balance de esta experiencia para ver realmente si fue el pueblo o los poderosos empresarios quienes se beneficiaron muchísimo más con esta constitución. 

Por el lado de la Asamblea popular, los mecanismos de control son mas directos y los representantes son elegidos desde las propias bases las cuales pueden decidir, en cualquier momento, reemplazar a sus representantes o delegados. 

En una Asamblea Popular no se pierde el tiempo discutiendo para que “las leyes no afecten la inversión privada o los intereses de las transnacionales”. Los acuerdos que se toman en las Asambleas Populares, se convierten en Mandatos Populares, los cuales no necesitan del consentimiento de los partidos de la derecha ni de los dueños de las grandes empresas o de los bancos, debido a que son esencialmente derechos que el pueblo necesita y por los cuales estarán dispuestos a luchar hasta el final. 

Podríamos seguir enumerando y dando mas ejemplos sobre que cosa es una Asamblea constituyente y que es una Asamblea Popular. Lo importante es distinguir y determinar que la Asamblea constituyente es un parlamento democrático-capitalista, que en momentos como estos, donde el movimiento popular esta en constante avance y en busca de una solución a sus problemas, sirve para hacerlo retroceder y envolverlo nuevamente al juego parlamentario en donde la burguesía tiene “el sartén por el mango” y es “el dueño de casa”. 

No es verdad como se afirma, que la Asamblea constituyente sirva para derrumbar este sistema político, ni siquiera para hacer cambios fundamentales, porque si fuera así solo bastaría dar unas nuevas leyes a favor del pueblo y todo estaría resuelto, es decir; el pueblo no tendría porque organizarse ni salir a luchar por sus derechos, solamente tendría que esperar a que esta nueva asamblea constituyente le de las leyes necesarias para resolver sus problemas y asunto arreglado. Pero la vida no funciona de acuerdo a los deseos y las ilusiones que uno tiene. Las grandes transnacionales que se han adueñado de muchas empresas en nuestro país, no van a permitir que en su propia Asamblea constituyente, que ellos manejaran a su antojo, se hagan cambios reales a la regla de juego por la cual ellos tienen el derecho de saquear todas nuestras riquezas. Inclusive si nos pusiéramos en el caso hipotético de que se consiguiera dar una ley a favor del pueblo, ésta solamente se ejecutará si es que el pueblo está organizado para hacerla cumplir, lo cual nos lleva a la conclusión de que lo mas importante es la organización del pueblo por encima de cualquier institución “democrática”-capitalista. Si el pueblo no esta organizado para conquistar y defender sus derechos, cualquier ley, acuerdo o pacto que se consiga no se cumplirá jamás. Esto es algo que los dueños de las grandes transnacionales saben muy bien, por eso es que desvían la atención del pueblo para que no se organice y lo llevan a que fije su esperanza principal en una Asamblea constituyente. 

No ha sucedido nunca que a través de una Asamblea constituyente se haya cambiado las bases políticas, sociales o económicas de este sistema capitalista. La Asamblea constituyente es la herramienta y ultimo recurso que utilizan los capitalistas cuando ya no tienen otra cosa que ofrecerle al pueblo cuando éste comienza a cuestionar el sistema imperante y pone en peligro su estabilidad como estado. Le hacen creer al pueblo que a través de este parlamento se solucionará sus problemas. La realidad es que mientras el pueblo discute en esta Asamblea constituyente, los capita-listas, con el apoyo del imperialismo, ganan tiempo para reorganizarse y para recuperar sus fuerzas, después de lo cual proseguirán nuevamente a luchar contra los intereses de los mas pobres. 

El pueblo debe prepararse para luchar contra los capitalistas y el imperialismo 

El plan de reformas que proyecta llevar a cabo el nuevo gobierno (aunque lo realizará dentro de las bases capitalistas) estará bajo una gran presión de los empresarios nacionales, de las multinacionales y del imperialismo norteamericano. En estos momentos los capitalistas peruanos han empezado ha llevar a cabo todo un plan para desestabilizar al nuevo gobierno entrante. Están produciendo escasez y alzas de productos como Azúcar, pan y kerosén, la intención es crear zozobra y desconfianza en el pueblo “para que se den cuenta” que pretender obtener un gobierno más democrático, donde los pobres tengan mas derechos, es “muy peligroso”, por lo tanto “es mejor dejar las cosas como están” y no cambiar nada. 

Esto es muy importante resaltarlo y tomarlo en cuenta primordialmente, debido a que todo dependerá como esté organizado el pueblo para responder ante estas medidas que están tomando los capitalistas. Por lo tanto la tarea urgente e inmediata, es organizarse para coordinar y centralizar de una manera superior las acciones a tomar en contra de los capitalistas y el imperialismo. Tenemos que tomar las experiencias históricas que nos ha dejado la lucha de nuestros pueblos y los hechos actuales que vienen sucediendo en varios países hermanos. Los capitalistas y el imperialismo no están cruzados de brazos viendo como el pueblo avanza cada vez más en sus propósitos emancipadores, muy por el contrario ya están aplicando sus planes para contrarrestar los avances que hasta el momento viene logrando el pueblo. 

Por lo tanto, la labor es comenzar a organizarnos en cada barrio, en cada centro de trabajo, en los centros de estudios, en las comunidades campesinas, en todos y cada uno de los sectores de nuestro pueblo pobre y trabajador, con el objetivo y la finalidad de articularse desde el nivel local hasta el nivel nacional. Esto no es imposible, como aseveran los que están a favor de este sistema capitalista, muy por el contrario, las grandes transformaciones sociales que han realizado los pueblos a través de la historia, han sido mediante su propia organización y sus propios métodos de lucha. Cuando el pueblo esta organizado nada ni nadie impide que se lleven a cabo las medidas que tomen a favor de sus intereses. 

Es por eso que se hace necesario realizar una Asamblea Popular de carácter nacional, donde los delegados de cada base (quienes pueden ser revocados en cualquier momento) discutan y elaboren, para llevar a cabo, un programa de gobierno, todo un plan de lucha para combatir los planes de los capitalistas y el imperialismo. 

Todo los que pertenecemos al pueblo pobre y trabajador, tenemos que asumir (para hoy y no dentro de 50 años) la obligación de planificar la economía a favor de nuestras necesidades e intereses. La base para que esto funcione democráticamente, es que en las Asambleas populares los representantes sean elegidos de abajo para arriba y no de arriba para abajo, porque si se hace este manejo burocrático solamente será una mala copia de lo que verdaderamente es una Asamblea Popular, lo cual, nos llevará a una desorganización general y a una derrota total, por consiguiente los que se beneficiaran con todo este fracaso, serán los capitalistas y el imperialismo norteamericano. 

Así como debemos combatir los métodos burocráticos, de la misma manera debemos oponernos a las actitudes indecisas y temerosas de los que no quieren seguir avanzando para que el pueblo tenga más derechos, debido a que esto solo servirá para desalentar a los que hoy están convencidos de que se puede cambiar la situación de injusticia en la cual estamos viviendo. 

No hay que dejar que sea demasiado tarde para actuar. El esfuerzo del pueblo tiene un limite y puede comenzar a mostrar signos de cansancio. Aprovechemos este momento actual donde las masas populares están en las calles y sienten el poder que tienen cuando están unidos. Sigamos avanzando y no dejemos que la derecha, esa clase dominante servil al imperialismo, nos siga explotando y oprimiendo, mostremos y adoptemos una política decidida, firme, consecuente. Estamos en las posibilidades de realizar verdaderos cambios a favor de nuestro pueblo. La solución esta en nuestras manos, en nuestras luchas, en nuestra organización. Empecemos a cambiar nuestra historia. 

alt
Escríbenos:  Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla