Perú Perú
Perú. La lucha estudiantil un episodio más de la lucha de clases Imprimir Correo electrónico
Escrito por Adriana Blanco (Militante-México)   
Miércoles 10 de Noviembre de 2004 19:00
La intensificación de la lucha de clases que se ha llevado acabo a lo largo del año en Perú (movilizaciones, paros y huelgas generales de maestros, doctores, obreros, campesinos) ha alcanzado de manera importante a los estudiantes.En los últimos meses estos han sido protagonistas de tomas de universidades, enfrentamientos con la policía, protestas, movilizaciones, etc. La intensificación de la lucha de clases que se ha llevado acabo a lo largo del año en Perú (movilizaciones, paros y huelgas generales de maestros, doctores, obreros, campesinos) ha alcanzado de manera importante a los estudiantes.

En los últimos meses estos han sido protagonistas de tomas de universidades, enfrentamientos con la policía, protestas, movilizaciones, etc. En agosto y septiembre las principales universidades de Perú: Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), Universidad Nacional del Altiplano (UNA Puno) y Universidad Nacional de Trujillo (UNT)) fueron sacudidas por el movimiento estudiantil, el cual fue una expresión de la lucha combativa de los estudiantes que salieron en varias movilizaciones de diferentes puntos del país hacia Lima, capital de Perú, y que en su camino fueron integrando a diversos sectores de la clase trabajadora.

Estas movilizaciones se realizaron en respuesta a la política privatizadora del gobierno de Toledo, que en nada se diferencia del corrupto gobierno de Fujimori, es decir, más de la privatización de la educación, órganos del gobierno universitario totalmente antidemocráticos, malas instalaciones, falta de presupuesto, etc. Estas políticas corresponden directamente a la política económica que impera en el capitalismo, en la cual todo lo que importa son las ganancias que la burguesía pueda tener, esto a costa de la sobreexplotación de la mayoría de la población, no sólo en Perú, sino en el mundo entero. Los beneficios que obtienen los empresarios lo pagamos los trabajadores con nuestro sudor y nuestra sangre.

Corrupción y reelección: Detonantes del Movimiento

El gobierno a través de la ANR se encargaba de implementar medidas tendientes a dejar fuera a la mayoría de los estudiantes de escasos recursos, a parte de desviar los recursos (de por sí mínimos) a las Universidades, y de establecer autoridades más antidemocráticas y corruptas. El descontento acumulado de los estudiantes se manifestó cuando se conocieron los casos de corrupción de las autoridades, y tuvo su explosión cuando rectores de varias universidades estaban promoviendo su reelección, principalmente de la UNA, UNI.

La valentía y combatividad de los estudiantes se hizo presente en las tomas de universidades, en los enfrentamientos y en las movilizaciones en las cuales se sumaron trabajadores, maestros (SUTEP), campesinos, padres de familia, estudiantes de universidades privadas y otros más.

Ante esta avalancha de protestas y movilizaciones de los estudiantes que reivindican una reforma universitaria en beneficio de pueblo, la ANR (Asociación Nacional de Rectores) se vio forzada a acceder a convocar y realizar una comisión “democrática” para satisfacer las demandas del movimiento, así como llevar acabo tal reforma universitaria.

Según las autoridades, van a comenzar a realizar los trámites y convocatorias para lo conformación de tales comisiones, ante esto, debemos tener una visión clara de lo que éstas significan: estas comisiones por universidad no van a resolver los problemas de la educación, sino al contrario van a servir como cortinas de humo que intentarán desviar la atención del problema fundamental (política económica) y a su vez, para detener el movimiento, sin embargo esto será temporal. Pero mientras tanto esto le dará el tiempo a la burguesía para planear la forma de desmembrar el movimiento.

No a la represión

La respuesta del gobierno a realizar la Comisión para la reforma universitaria, así como para la Asamblea Constituyente, le va a servir, como ya hemos explicado, por dos frentes, uno de ellos será contener al movimiento obrero y estudiantil (momentáneamente), y el otro será prepararse para emprender la represión , ejemplo de ello tenemos que el gobierno ordenó la captura de 357 maestros que fueron acusados por el delito de terrorismo, esto con la finalidad de cortar cabezas del movimiento y que sirva de escarmiento para los demás compañeros que están en la lucha. A su vez han sido detenidos varios jóvenes a partir de las movilizaciones en las universidades. A esta situación se le agregan las reformas al código penal que van encaminadas a la libre detención por parte de la policía, principalmente de jóvenes, por estar bajo sospecha de algún “delito”, o por no portar algún documento oficial (partida de nacimiento, libreta militar o DNI).

Aprender de la historia

La clave del estudio de la historia utilizando un método de análisis (materialismo dialéctico) nos sirve fundamentalmente para conocerla y aprender de ella, es decir no cometer los mismos errores. Recordemos la huelga del "99 -"00 en la Universidad Nacional Autónoma de México: una de las principales demandas era la realización de un congreso universitario en donde los estudiantes tuviéramos una participación mayoritaria para la toma de decisiones de la Universidad, las autoridades “accedieron” pero hasta nuestros días tal congreso no se ha realizado, y al contrario lo único que se ha promovido es la formación de la CECU (Comisión Especial para el Congreso Universitario); desviando la atención de los estudiantes hacia la CECU, las autoridades a lo largo de ya cuatro años, han ido reestableciendo todos los cobros ilegales que se hacían antes de la huelga, están fortaleciendo sus aparatos de represión (fomentando grupos porriles, etc), han estado atacando los derechos laborales de los trabajadores, han reprimido a varios activistas estudiantiles, etc.

Nuestras tareas

Ante la demagógia de las autoridades los estudiantes no debemos tener ni un gramo de esperanza y al contrario debemos entender cuál es la táctica de las autoridades, y a su vez, explicar al conjunto de la comunidad estudiantil que la única alternativa que tenemos es la conformación de una organización combativa, nacional y permanente que vincule firmemente la lucha de los estudiantes con la del conjunto de nuestra clase, la clase obrera.

Con esta organización debemos de ir a los sindicatos, para poder dar un avance en la lucha sin tener ilusiones tanto en la comisiones por una reforma universitaria como en la asamblea constituyente, que como ya se mencionó solo tienen la finalidad de desviar la atención del movimiento.

¡Por la conformación de un Sindicato de Estudiantes
¡No a la Asamblea Constituyente, sino un Estado Obrero!
¡Obreros y Estudiantes Unidos y Adelante!